Cibermitanios

La tarea de selección de Wason

Un problema de lógica para demostrar que somos irracionales.
La tarea de selección de Wason es un puzzle que, si bien se resuelve mediante la lógica, está diseñado para demostrar un sesgo cognitivo, una falla recurrente en la mente humana. El juego consiste de un mazo de cuatro cartas de doble faz con diferentes símbolos de cada lado. La tarea de Wason es identificar cuáles cartas es absolutamente necesario voltear para asegurarse de que ciertas premisas son verdaderas.

Por definición, una premisa puede ser verdadera o falsa, pero en este test todas son verdaderas. Tu trabajo es identificar la forma óptima de demostrar su veracidad, es decir, con el menor número de movimientos (que en esta versión siempre es 2). Iré explicando más a medida que resuelvas los siguientes tests...


Tarea de Wason 1


Regla: Todas las cartas tienen un objeto de un lado y un color del otro lado.

Premisa: Si una carta tiene una bolsa de dinero de un lado, debe ser de color verde del otro.

Debes voltear dos cartas para comprobar si la premisa se cumple en todas las cartas.


Comprobar

Recordemos la premisa: Si un lado muestra dinero, entonces el otro lado es verde. Es fundamental saber reconocer estos conectores lógicos, que no siempre están explícitos al presentarse un problema. Normalmente, puede ayudar despojar al enunciado de todo término superfluo, dejándolo más o menos así: "Si-dinero, entonces-verde". Otro conector usual (no presente en este ejercicio) es el a-menos-que.

Existe, sin embargo, un sesgo cognitivo denominado sesgo de emparejamiento que ocurre, lógicamente, cuando dos cosas van emparejadas, como los objetos y los colores de este test. El cerebro suele confundir en estos casos cosas tan diferentes como lo son las afirmaciones todas las putas son mujeres y todas los mujeres son putas. Dicho así, parece estúpido, pero con seguridad cometiste un error similar si obtuviste un "Incorrecto" en tu primera elección de cartas.

En el experimento original (de 1966), más del 90% de las personas fallaron este test tan simple. De hecho, las estadísticas muestran que incluso quienes aciertan lo hacen en gran medida por error, mediante una deducción lógicamente inválida.

Hay más para decir acerca de esto. Antes, necesito que sigas jugando...


Tarea de Wason 2


Regla: Todas las cartas tienen una carpeta de un lado y un archivo del otro lado.

Premisa: Si una carpeta tiene la letra "P", debe haber un archivo XXX del otro lado.

Voltea sólo dos cartas para comprobar si la premisa es verdadera en todos los casos.


Comprobar

En primer lugar, si erraste la respuesta, no te desanimes: estás entre el 78% de las personas.

La estructura lógica en todos estos casos es la siguiente:

Hay una premisa que postula: Si X, entonces Y.

Hay cuatro elementos, de los cuales uno es X, otro es NO-X, otro es Y y el otro es NO-Y (correspondientes con als cartas 1, 2, 3 y 4 de la anterior tarea).

Con pocas excepciones, la gente descubre que debe dar vuelta una carta de tipo X, pero falla en detectar la importancia de una carta tipo NO-Y. También es usual que la gente crea que debe voltear la carta Y.



Dicho de otro modo: Lo fácil de ver es que X del otro lado debe tener Y; en lo que falla la mayoría es en asegurarse de que NO-Y no tiene X. Además, se suele confundir y creer que NO-X debe coincidir con NO-Y.

Estos resultados dicen mucho acerca de cómo ha evolucionado la mente humana. En principio, dice que no evolucionó para detectar patrones lógicos; la filosofía y las matemáticas serían efectos secundarios de la verdadera motivación evolutiva. El sentido de nuestra evolución mental sería –como verás en el siguiente puzzle– la regulación de patrones sociales...


Tarea de Wason 3


Regla: Todas las cartas tienen una persona de un lado y una bebida del otro.

Premisa: Si una persona bebe alcohol, no debe ser menor de edad.

Voltea exactamente dos cartas para verificar la premisa.


Comprobar

Sólo el 42% de la gente equivoca su respuesta en este test (porcentaje significativamente menor que en los anteriores). Por un lado, la clave para los que se equivocan está en lo que se dice y lo que no se dice, lo que se afirma y lo que se niega...

Si, ante una inminente catástrofe global, te dicen que al presionar un botón sobrevivirá el 10% de la población humana, ¿qué harías? ¿Lo presionarías? Y si en cambio te dicen que al presionar el botón morirá el 90% de la población humana, ¿cambiaría algo? Probablemente, tu percepción de la situación, que es idéntica en ambos casos [cf. Dudar o no dudar, he aquí la duda]...

Por alguna razón, la negación de la consecuencia en lugar de su afirmación nos cambia completamente el panorama, aunque ambas contengan exactamente la misma información. Generalmente, un conector si puede reemplazarse por un si-no y viceversa, lo cual puede darnos el otro punto de vista necesario para ampliar el criterio de elección.

Por otro lado, en un contexto social, este acertijo corresponde con una situación donde una persona recibe un beneficio sólo si cumple con un requisito. Por eso, cuando se reemplazan los objetos y las abstracciones (como los colores) por personas, nos resulta más fácil analizarlo lógicamente. Quizás también por eso los problemas que nos enseñan primero son del tipo "Pedro tiene una manzana". Recibir el beneficio sin cumplir el requisito equivale a hacer trampa: si NO-X entonces Y, lo cual es inválido, "falso".

Quién sabe si hubiésemos desarrollado la lógica si no fuésemos animales de manada. Lo innegable es que, cuando la tarea de Wason se diseña para reflejar posibles engaños sociales, todo el mundo la resuelve mejor. Es un buena idea, por lo tanto, reformular de modo similar los problemas demasiado abstractos (excepto, claro, para los matemáticos; esos ya son inadaptados sociales que se llevan mejor con abstracciones).

Si bien el objetivo de estas premisas sociales no es estrictamente moral, sino el de intentar asegurar las mejores condiciones para la mayoría, podría decirse que son "mandamientos" de segundo orden. De segundo orden porque incluyen excepciones: una Biblia lógicamente superior, de orden más elevado, tendría mandamientos del tipo No matarás... salvo que peligre tu vida, No robarás... a menos que tengas hambre, No codiciarás a la mujer del prójimo... excepto que no haya otra con mejores tetas. Claro que la Biblia es así porque refleja la lógica de sus autores: posiblemente gente pobre y sin educación que vivió en sociedades arcaicas donde el primer impulso era matar, robar, violar o implorar perdón.

Hoy podemos crear códigos de convivencia mucho más eficaces, más lógicos. Si Dios existe, su lógica debe haber mejorado bastante en todo este tiempo, y seguro que estaría orgulloso si reforzamos algún que otro andamiaje evolutivo obsoleto. En el peor de los casos, seguirá siendo el mismo cretino de siempre y nos mandará un diluvio o una araña gigante que escupa fuego por las axilas.