Cibermitanios

El mate de la eterna juventud

La yerba mate previene el envejecimiento y muchas enfermedades.
El mate no sólo es la bebida social por excelencia en varios países. Además el mate tiene propiedades anti-envejecimiento y previene muchas enfermedades comunes –según descubrió un estudio de la Universidad Nacional de Misiones y avala una nueva investigación de la Universidad Nacional de Córdoba–.


Sobre el mate (para lectores no argentinos ni paraguayos)


No suelo escribir sobre cosas demasiado regionales porque Cibermitanios es odiado y disfrutado en varios países y lenguajes extraños, muchos de los cuales sólo pueden encontrarse en sus comentarios, pero, en principio, no veo razón alguna para que no se tome mate en otros países. Es cierto que lleva un tiempo acostumbrarse a su sabor, pero lo mismo pasa con el vino, la poesía y el resto de las cosas buenas de la vida.

La palabra "mate" se usa indiscriminadamente para el recipiente y para la bebida que contiene. Es una infusión, como el té, pero realizada con extractos de Ilex Paraguariensis (yerba mate), que tiene un sabor absolutamente único e indescriptible, ligeramente amargo y persistente. Se prepara agregando agua caliente (y, opcionalmente, azúcar) sobre la yerba, y se bebe a través de una bombilla. Cualquier connotación sexual o fálica es culpa de Freud. El proceso de preparación se denomina "cebado", y se repite cada un par de sorbos. Y, a pesar de lo que creen en algunos países, el mate no es alucinógeno, o yo estaría alucinando en este instante, querido unicornio.

Pero el mate no es sólo una bebida, sino que es algo así como el quinto elemento argentino, tan necesario como el agua y las mujeres. De hecho, nadie toma mate porque tenga sed, y, aún así, los argentinos tomamos mate a cualquier hora (aproximadamente un 30% de la población consume más de un litro por día). La principal característica del mate es su tradición social: donde hay dos o más amigos reunidos, el mate circula como la sangre. Es, ante todo, un símbolo de confianza y hospitalidad, así como una excelente excusa para intercambiar gérmenes y fortalecer el sistema inmune).


Propiedades del mate


Desde hace algún tiempo se sabe que la yerba mate tiene muchas vitaminas y minerales esenciales y estimulantes como la cafeína, y que, además, la costumbre de tomar mate beneficia al cuerpo hidratándolo y depurándolo de toxinas.

Pero, hace pocos años (2009), un estudio científico reveló que la yerba tiene un gran porcentaje de sustancias antioxidantes que retrasan el envejecimiento celular y previenen enfermedades como la diabetes, arteriosclerosis y afecciones de la piel. Estos antioxidantes se llaman polifenoles, e incrementan las defensas del organismo protegiéndolo contra el deterioro y el desarrollo de enfermedades. Son, básicamente, un complemento dietario nutritivo y profiláctico.

Según la investigación, la temperatura del agua es la clave para extraer estas sustancias de la yerba y sacarle el máximo provecho terapéutico: la preparación ideal del mate incluye 50 gramos de yerba y ½ litro de agua a 70ºC, dando como resultado 586 mg de antioxidantes (mucho más que cualquier otra bebida similar), además de importantes concentraciones de carbohidratos, proteínas, sodio, hierro, calcio, magnesio, fósforo, vitamina C, vitamina B6, tiamina, niacina y cafeína, que varían de acuerdo con la yerba que se utilice.

La conclusión final del estudio es que los 25 polifenoles existentes en el mate combaten enfermedades cardiovasculares y determinados tipos de cáncer, elevan las defensas naturales del organismo y frenan el envejecimiento celular.

En resumen, un matecito incluye:
  • Fuente de vitaminas: posee vitaminas del complejo B, que contribuyen a que el organismo libere y aproveche la energía contenida en los alimentos. Estas vitaminas, que son absolutamente indispensables para la vida, entran y salen muy rápidamente del cuerpo, por lo que una fuente constante de ellas es sumamente necesaria para el equilibrio de la salud. El mate es muy rico en todas estas vitaminas.
  • Fuente de minerales: contaiene Potasio, esencial para el correcto funcionamiento del corazón y la formación de los músculos durante la adolescencia, y Magnesio, que ayuda al cuerpo a incorporar proteínas y a fortificar neurotransmisores durante toda la vida, además de combatir el estrés, funcionando como energizante y calmante. Ninguno de estos minerales puede ser sintetizado por el organismo humano.
  • Fuente de energía: es una bebida tónica, una fuente natural de energía que estimula el esfuerzo intelectual y físico, de manera similar al café, pero relajando los vasos sanguíneos y reduciendo la presión arterial, al contrario que aquél. La mateína, su ingrediente psicoactivo primario, no sólo no posee ninguno de los efectos nocivos de la cafeína, sino que se le atribuyen ciertos efectos psicomotrices positivos que aún están bajo estudio.
  • Fuente anthipercolerterolémica: o sea, reduce el colesterol. Las saponinas presentes en la infusión de yerba mate reducen la cantidad de lipoproteínas de baja densidad en la sangre, que son unas moléculas redondas que el colesterol (grasa) usa como transporte dentro del cuerpo. Al haber menos de estas moléculas, el colesterol no tiene más alternativa que convertirse en fuente de energía para los músculos, de modo que también es un buen complemento a la hora de adelgazar.
  • Fuente de juventud: contiene polifenol (ex-vitamina P), como ya vimos, que funciona como un poderoso antioxidante que combate la acción de los radicales libres responsables del envejecimiento y muchas enfermedades. Científicamente hablando, el mate es el producto natural más cercano al elixir de la larga vida (aunque los aborígenes guaraníes lo tomaban y no vivieron mucho que digamos).

Quiero aclarar que este estudio fue realizado en Misiones, el lugar donde se cultiva y cosecha la mayor cantidad de yerba mate del mundo, por lo que –siempre es posible– podría tratarse de una extraña campaña publicitaria. Pero hay algo innegable: el mate es delicioso, el mejor amigo del hombre después del perro, la mujer y Cibermitanios.

No obstante, un nuevo análisis realizado en Córdoba confirma y aclara todo lo anterior. En concreto, esta vez se buscó no sólo la existencia de estas sustancias sino además saber si el modo habitual de preparación y consumo es suficiente para extraer de la yerba todas sus bondades y dejarlas a disposición del cuerpo.

La conclusión del análisis de ocho marcas de yerba en las que se identificaron 23 compuestos fenólicos más los adicionales en yerbas con hierbas agregadas (menta, peperina, póleo, etcétera) fue que la concentración de los mismos es prácticamente idéntica en la infusión típica (con agua) y en la extracción completa por medio de otros solventes de laboratorio.

En resumen: La yerba mate previene el envejecimiento celular causado por al actividad normal del organismo así como por el estrés y la contaminación del medio ambiente y es una buena razón para sentir orgullo de vivir en Argentina (o en Uruguay, que es como Shelbyville de Argentina).