Cibermitanios

La ideología socialista

Que llueva café en el campo.
Los conceptos de izquierda y derecha en política y economía me parecen tan útiles y precisos como los signos zodiacales: más prescriptivos que descriptivos. Cualquier cosa puede ser cualquier cosa si se basa en la moral y en los deseos personales. Por eso en estos párrafos quiero ensayar otros ángulos que podrían tener cierta objetividad mayor...

Top-down Vs. Bottom-up



Un cuartel de bomberos es un sistema top-down: los bomberos acuden al lugar que está en llamas y apagan el fuego. Su única estrategia posible en una región propensa a los incendios es incrementar el número de bomberos y herramientas para combatir al fuego. En cambio, los guardaparques actúan en modo bottom-up: entienden cómo se producen los incendios y hacen todo lo posible por evitarlos. Supongo que todos preferiríamos a los guardaparques porque los bomberos no pueden restaurar las cosas ya quemadas.

En la naturaleza salvaje, los agentes top-down son los depredadores: si bien son claves en el ecosistema, un exceso en su número o conducta puede destruir toda la pirámide alimenticia —y está claro que ningún león sabe cómo construir un conejo—. En una perspectiva bottom-up, el "poder" lo tienen los organismos que producen los eslabones elementales de toda la cadena. Dependiendo de cómo interpretemos un ecosistema que está en crisis, podríamos salir a matar leones o a regar las plantas.

Normalmente, los rascacielos se construyen desde abajo hacia arriba, bottom-up: quienes empiezan viviendo en los niveles más bajos pueden progresar y mudarse más arriba. Si no hay suficientes pisos altos para quienes los pueden pagar, alguien construirá más edificios. Y es lógico que, en una torre de 100 pisos, el que vive en lo más alto tenga mejor vista que el 99% de sus vecinos, pero no por eso es su culpa que los demás estén por debajo... Eso sería muy top-down.

Podría dar mil ejemplos más, o al menos tres, pero vayamos a lo importante: El socialismo presupone que el orden de la realidad emana desde la cúspide, desde los efectos, y actúa como si cambiando o impidiendo esos resultados pudiera modificar sus orígenes. Su lema no puede ser otro que "hay demasiados leones" o "el edificio es muy alto". Y ciertamente destruir es más rápido que reconstruir las bases del sistema.

En pocas palabras: El socialismo tiene una perspectiva top-down de la economía, que esencialmente implica redistribuir lo que ya existe, mientras que, como contrapunto, el capitalismo atiende a los procesos que determinan que la riqueza se construye: tiene una visión bottom-up.

Distribucionismo Vs. Retribucionismo



Ya que hablamos de conceptos opuestos, notemos la renguedad cultural que nos queda al hablar de redistribución sin decir a costa de qué...

Imaginemos qué pasaría si subsidiáramos una obra de teatro con un elenco de cien personas para un público de diez. O sea que es obligatorio pagar con impuestos para ver (o no ver) esa obra. ¿Es posible que ni los espectadores ni los actores se den cuenta de que son mutuos esclavos?

Imaginemos qué pasaría con la producción de contenidos si Google decidiera redistribuir las donaciones que reciben los youtubers. Si la calidad del trabajo no influye en la remuneración, ¿cuál es el incentivo para crear buenos videos y cuál el futuro de la plataforma?

Imaginemos que tuviste la "suerte" de tener un trabajo bien pagado y que un amigo no tiene dinero y te pide prestado. Ahora imaginemos que son 10 los amigos... ¿Será posible que haya tanta gente viviendo de tu trabajo y que además te culpen por su pobreza?

Toda esa gente imaginaria ignora —por incapacidad o conveniencia— cómo funciona la economía: que hay que dar para recibir. Y no es una cuestión moral: simplemente nada crece si no se le agrega algo, sólo cambia de lugar: se redistribuye. Retribuyendo a la sociedad es como se la hace crecer.

La ideología socialista les viene como anillo al dedo a los socios imaginarios de la sociedad, y no les importa quién creó el anillo con mucho esfuerzo. Distribuir sin contribuir. Todo viene dado desde arriba, nada se construye. Entonces obtenemos una distorsión de los valores más simples y el bien se confunde con el mal...

—¡Mira, una animal social! ¿Ves como el mono grande le roba al mono mediano para darle al mono pequeño? —dijo ningún biólogo nunca. Eso, en todo caso, sería una sociedad ilícita entre dos de los monos a costa de un tercero. Difícilmente se considere al tercer mono como parte de la sociedad. Un animal social le enseñaría al mono pequeño a bajar frutas de los árboles. Una sociedad civilizada se basa en la transmisión del conocimiento.

Hasta lo sabían los chinos hace 25 siglos: Dale un pescado a un hombre y comerá un día; enséñale a pescar y comerá todos los días. Claro que comerá pescado crudo si no le enseñan también a cocinar. Los japoneses se lo tomaron muy literalmente e inventaron el sushi. Pero también aprendieron a comerciarlo con el mundo. Punto para los japoneses.

Igualdad Vs. Justicia



La gran excusa de toda ideología socialista, comunista, populista, marxista o como se la llame es la igualdad. De ahí que sería mejor simplificar esos vagos términos de marketing y decir que son "igualitaristas fundamentalistas". De cualquier modo, en esa premisa de la igualdad está la primera y última trampa...

Su concepto de igualdad es otorgar distintos derechos a distintas personas. A la que tiene más —ya sea porque es más capaz o porque tuvo suerte— se le quita el derecho a lo suyo, y a la que menos tiene, se le da el derecho a tener lo ajeno. Ironía astronómica llamar igualdad y justicia a la desigualdad de derechos y al robo tercerizado.

Han comenzado, en un acto de prestidigitación que no da tiempo a pensar si lanzar el tomate o aplaudir, con la destrucción de los derechos y de la propiedad, sin la cual no hay nada "justo". Desaliento terminal para los benefactores e incentivo trágico para los beneficiarios.

Es que no hay otra forma de obtener igualdad de resultados que desigualando todo lo demás. Y, si fuéramos todos iguales, nadie podría competir ni ganar nada: la carrera sería una farsa, la libertad sería una ilusión, el progreso sería una utopía; ni estaría escribiendo esto ni lo estarías leyendo.

Porque no termina en lo económico. El socialismo vive de invertir conceptos para poder vender derechos imaginarios por un voto. Es una forma de inflación filosófica: se imprimen y emiten derechos surrealistas y se pagan con el empobrecimiento de los genuinos, incluyendo la libertad. El día que decreten como "derecho" tener hijos, le van a sacar uno a la familia que tiene dos para dárselo a un potencial votante.

Pero no. Lamentalemente, nadie tiene derecho a ser rico. Tenemos derecho a intentar ser ricos, derecho a ser libres, derecho a trabajar. Lo único que podemos reclamar es que nadie nos impida ejercer ese derecho. Pero no lo podemos exigir sin poner nuestra parte, como tampoco podemos exigir hijos ajenos.

Ideología Vs. Realidad



El mejor modelo de un gato es otro gato, dijo el matemático y filósofo creador de la cibernética, Norbert Wiener. Pero el socialismo observa la historia repleta de gatos muertos y, no obstante, copia lo que han hecho para llegar a eso; es inmune a la Historia.

Cuando hay ideología, no hay evidencia que valga, lógica que sirva ni diálogo posible. Esto ocurre porque la ideología construye y forma parte de la identidad misma de su anfitrión, como un cáncer que es imposible de remover sin dañar al organismo. Y esto vale para cualquier ideología.

No lo pasemos por alto: pese a su nombre, una ideología no se basa en ideas, sino en emociones y creencias. Las ideas que sostiene son las que resultan funcionales a perpetuar ciertas conductas irracionales. Las ideas son lo último que se añade a una ideología, y no explican la realidad sino el deseo de que la realidad sea de determinado modo.

La ideología es un método de control.

Cuando una ideología se instala en el poder, aún en grado ínfimo, es muy difícil eliminarla: los últimos en aceptar los descubrimientos científicos siempre fueron las personas con poder. Y desde allí emana* meméticamente a los adeptos, porque la eficacia de una idelogía no depende de sus resultados sino de la pregnancia de sus premisas.

* Esto podría parecer top-down, pero quienes tienen el poder lo tienen porque los de abajo se lo ceden.

Se parece demasiado a una religión. Un socialista no puede aceptar la realidad —lo digo sin miedo a errarle en ningún país y tiempo— de que su sistema hizo crecer la pobreza. El mecanismo psicológico es el mismo por el cual un cristiano no puede convivir con los datos de que Horus nació un 25 de diciembre de una madre virgen y frente a tres reyes, que más tarde fue traicionado, asesinado y resucitó, al igual que decenas de otros dioses anteriores.

Pero la economía no es una cuestión de creencias. La ciencia sigue funcionando allí como en todos lados. Créase o no, incluso la estatura juega un papel importante. Razones (más o menos válidas) tenemos todos, pero el socialismo se distingue por su alto grado de un componente emocional, llegando a coprometer la habilidad de distinguir el bien del mal y la realidad de la fantasía...

Y ahí sí que calza el concepto de "izquierda", "siniestra": cuando hay en una manipulación tan retorcida que todas las palabras significan lo opuesto a lo que son en realidad: "igualdad", "justicia", "riqueza", "derecho"... y hasta "sociedad" para referirse a un sistema predatorio y parasitario.

¿Y cómo se mantiene el poder cuando las ideas huecas fracasan? No es tan simple verlo venir. No lo vieron venir en el Imperio Romano, no lo vieron venir en Cuba. Ni los babilonios ni los venezolanos. Y, una vez que se instala, no es fácil ver que está. Porque el ser humano se acostumbra a vivir sin agua y sin papel higiénico y a no hablar del gobierno ni siquiera en familia para no ir preso o ser fusilado.

Las malas ideas siempre se mantuvieron con violencia. La destrucción está en la esencia misma de esta forma de ver el mundo desde arriba. Recordemos el dilema del tranvía: la solución top-down es matar a todos los involucrados en la creación del tren y de las vías, así eso no pasa nunca más.

Pero estoy siendo muy cruel. Supongamos que el socialismo no es tan terrible como eso.

Ahora dejemos de suponer estupideces y veamos la realidad: La Unión Soviética, China, Cuba, Corea del Norte, Vietnam, Camboya, Afganistán, Yugoslavia, Venezuela, decenas más y ese maravilloso experimento, Berlín, cuyo muro se saltaba en una sola dirección, como las fronteras de los países mencionados. Quien quiera evidencias, ahí las tiene: al menos 120 millones de muertes. Buscarlas en los panfletos políticos es como elegir tu película favorita por el poster.

Mis sinceras disculpas a todos mis amigos que sin saberlo son enemigos. Pero los quiero igual, preferentemente libres, ricos y vivos.

8 comentarios

  1. Javier C.M29/5/21 18:09

    "El socialismo es inmune a la historia", claro, solo hay que ver las utopías capitalistas que ha habido históricamente, sobretodo las de áfrica.
    Me considero socialista, y respeto al que a partir de otra ideología, quiere lo mejor para la sociedad, aunque piense que no es la manera correcta. Pero esto es simplemente un conjunto de falacias para que la gente piense que el socialismo es de tontos, de gente que no entiende como funciona una sociedad, de vagos que no ven las consecuencias. Sigo cibermitaños desde 2013, y siempre he considerado que era un blog bastante elaborado y rico en sus opiniones. Y pensé que este sería un post no a favor, simplemente objetivo. Y no lo es.

    ResponderEliminar
  2. Javier, indique por favor cuáles son las falacias y justifique.

    Comienzo yo.

    Negar que el socialismo sea inmune a la Historia porque "las utopías capitalistas que ha habido históricamente, sobre todo las de África" contiene las siguientes falacias:

    ▪ Usa la conclusión incorrectamente como antecedente (que África no sea un continente rico no implica que el capitalismo no funcione).

    ▪ Generaliza apresuradamente a partir de un sólo caso y toma a la parte por el todo (hay otros continentes).

    ▪ Categoriza y agrupa erróneamente a diferentes sistemas económicos y concluye que el fallo se atribuye a sólo uno de ellos (el capitalismo).

    ▪ Presupone que hay una sola causa posible para ese fallo (África podría ser pobre porque le llueven meteoritos todos los martes).

    ▪ No hay conexión lógica de causa y efecto (no demuestra que África sea pobre por ser capitalista).

    ▪ Hace una falsa correlación histórica (África ya era pobre antes de que existiese el capitalismo... y se podría decir que se mantuvo así por falta del mismo).

    ▪ Apela a la ignorancia de los posibles lectores que desconozcan los sistemas económicos de África.

    ▪ Falso dilema (aún cuando pudiera justificar que el capitalismo es lo peor de la Historia, no redime al socialismo).

    ▪ Elude la carga de prueba (no da ejemplos de países socialistas exitosos).

    ▪ Falla también en mencionar ejemplos de países socialistas que fracasaron en enriquecer al pueblo (todos).

    ▪ Omite explicar por qué funciona o debería funcionar el socialismo.

    ▪ Tergiversa los términos y asocia capitalismo con utopía, cuando es el único sistema probado que ha sacado a los países pobres de la pobreza.

    Puedo seguir si me vas respondiendo... Pero te presento a las mejores falacias de tu argumento, demostrando no sólo su inmunidad a la historia sino también al presente:

    Propone un ejemplo falso (en realidad, la inmensa mayoría de los países africanos son dictaduras; sólo el 2% tiene una economía libre, y es justamente en ellos donde se ha visto un evidente progreso primermundista desde su reciente aplicación).

    Omite o excluye los ejemplos que contradicen la hipótesis (se te olvida mencionar a los países capitalistas exitosos: Estados Unidos, Francia, Alemania, Suecia, Suiza, Holanda, Reino Unido, Italia, Bélgica, Emiratos Árabes, Singapur, Nueva Zelanda, Canadá, Corea del Sur... todos los exitosos).

    No quiero que te sientas mal. Quiero que pienses bien. ¡Gracias por comunicarte!

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo se puede vencer a China en su socialismo capitalista? Peor que un socialismo pobre es uno rico que puede hacer más para perpetuarse

    ResponderEliminar
  4. Qué preguntita... Primero aclararía algo muy importante: China no es capitalista en absoluto, sino puro comunismo que posee una inmensa fábrica capitalista / campo de trabajo forzado a su servicio, que se llama Hong Kong (y que está muy lejos de ser políticamente libre, aunque finge una democracia).

    ¿Por qué la dictadura china permite la libertad económica en Hong Kong? Porque de eso vive; es su puerta al mundo. El socialismo siempre fue y será económicamente insostenible, por lo que también siempre se expande para saquear otras economías. En este caso, sin embargo (por cuestiones históricas y diplomáticas con Inglaterra), encontró una forma de nutrirse de otro país sin destruirlo (por ahora). Es muy poco probable que esto se dé en otro sitio, ya que hablamos literalmente del primer país en la lista de prosperidad económica mundial siendo parasitado por uno de los últimos, con un poder físico incombatible.

    Si Hong Kong se rebela, es aniquilado. Si China se libra de Hong Kong, muere de hambre. Entonces la triste respuesta a cómo terminar con China es: terminar con Hong Kong.

    No hay solución revolucionaria buena. Ni siquiera veo posible un largo proceso sociopolítico como el que puso fin a la Unión Soviética porque, así como están las cosas en China, funcionan perfectamente.

    El lado positivo sería que el gobierno comunista más grande del mundo haya visto que la única forma de producir riqueza es el capitalismo. Aunque no faltará un descerebrado que entienda de todo esto que la desgracia china se sostiene por culpa del capitalismo de Hong Kong...

    ResponderEliminar
  5. Excelente análisis!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta el análisis que has hecho, mis dieses...

    Ojalá se hablara mas de ello y le llegara a mas gente

    ResponderEliminar
  7. Horus no nació de una virgen, su madre tuvo que revivir a su marido muerto para concebirlo. De los 14 pedazos, reunió 13, faltándole el miembro. Le armó el miembro con arcilla, justamente porque era necesario para que concibiera. Nadie sabe la fecha en que Jesús nació. El 25 de Diciembre fue puesto por la Iglesia Católica porque coincidía con una fecha importante para los paganos, a fin de captar más "fieles". De más está decir que los Egipcios no usaban el mismo calendario que usamos actualmente y que en la mitología las fechas están más asociadas a acontecimientos que a un día en concreto. La Biblia no menciona a 3 reyes, si no a un número indeterminado de hombres sabios.
    http://www.elnuevodiario.com.ni/opinion/288536-no-hay-tales-coincidencias/

    Más allá de los comentarios ateos, muy buen artículo

    ResponderEliminar
  8. Derek, en verdad no sé si la madre de Horus era virgen pero no lo creó teniendo sexo. Tampoco cité a la Biblia sino que hablé de las creencias de la gente. Podemos discutir la rigurosidad de los mitos toda la vida y no cambiará el hecho de que son mitos. ¡Gracias por el comentario!

    ResponderEliminar

Acepto los términos de uso.