Cibermitanios

DARPA, ciencia para conquistar el mundo

El lado oscuro de la ciencia.
Estimados y distinguidos súbditos del mal, sedientos de venganza y empachados de Pinky y Cerebro, os traigo horribles noticias de DARPA, la agencia que crea nuevas tecnologías militares, a quien debemos entre otros frutos la existencia de Internet. Pero hay más espinas que rosas en los oscuros jardines de DARPA, las suficientes como para agregar otro maldito capítulo a nuestro perverso Manual del Villano...


Boomerang: detector de enemigos


Boomerang
Entre las más genialmente descabelladas innovaciones de DARPA figura, bajo el nombre clave de Boomerang, un sistema para vehículos que detecta la posición de un francotirador. Consta de siete micrófonos que captan con una pequeña diferencia de tiempo la huella sonora de la bala, permitiendo trazar así un camino hacia el origen del disparo.

Menos de un segundo después, el vehículo indica a sus ocupantes la posición del tirador mediante un reloj LED que indica "la hora" del disparo, con un margen de error máximo de 15º (media hora), auxiliado por una alarma sonora desde el correspondiente rincón del espacio. Tras realizar un cálculo más preciso, una pantalla muestra la distancia y la elevación del tirador.

Sin dudas, una maravilla que no puede faltar en tu cibermitañomóvil. Lo que sí le falta a este invento para ser más maquiavélico es un arma que devuelva el disparo automáticamente. Claro que con el margen de error sería mejor un lanzagranadas, y así no correr el riesgo de fallar. De ese modo, el invento sería más digno de llamarse Boomerang (o Karma) y habría que limitarse a conducir alrededor de la Casa Blanca o cualquier otro objetivo que tengas en mente.

Con el perfeccionamiento y popularización de esta idea, queridos malhechores, en el terrible futuro que todos deseamos, podríamos ver el sistema integrado no sólo a nuestros vehículos sino también a nuestras guaridas secretas (para defendernos del bien), e incluso podríamos crear ejércitos completos donde los soldados sólo deban caminar y les salgan tiros por todos lados.

Queda por resolver el problemita de identificar el fuego amigo para que el ejército no se autoaniquile creando una paradójica victoria del bien honrando esa blasfema ley de que "no hay mal que por bien no venga"...


EATR: robot con hambre


EATR
EATR es un robot autónomo (en etapa de desarrollo) que podrá extraer biocombustible de la vegetación para alimentarse a sí mismo, teóricamente, de forma indefinida. Osea: come plantas. En principio, se dice que esta criatura metálica podrá recorrer 160 km con unos 68 kg de alimento, por lo que será ideal para misiones vitales que requieran atravesar largas distancias sin control humano, como ir a comprar preservativos cuando tu ropa ya está en el suelo.

Lógicamente, además de tener ruedas para desplazarse, el diseño del EATR incluye brazos mecánicos con garras y motosierras que le ayudan a prepararse la cena. También puede transportar y desplegar robots más pequeños llamados PackBots, capaces de realizar tareas de reconocimiento, espionaje y ataque.

Si bien el EATR está siendo programado para ingerir determinados tipos de plantas, pocas cosas pueden desilusionar tanto a un científico malvado como un robot vegetariano. Sería como una bomba que no haga ruido. Pero recordemos que, por otro lado, también hay robots que comen carne. La fusión de estos dos conceptos daría origen al monstruo perfecto: un robot que se desayuna al enemigo.

Ni hablar de las modificaciones que se le podrían hacer, comenzando por la integración con un sistema Boomerang. Sólo hay que crearlo; su motivación será el hambre; su objetivo será alzar la antorcha de las olimpiadas del mal sobre un macabro sendero de sangre y tormento ajeno...


HULC: esqueleto tipo Evangelion


HULC
En pocas palabras, HULC es un exoesqueleto robótico para transformar debiluchos en máquinas de guerra.

El increíble HULC es una cáscara metálica con sensores en los pies y otras partes del esqueleto que captan los movimientos del usuario y los amplifican permitiéndole levantar unos 100 kilos y transportarlos con un mínimo esfuerzo de sus músculos, transfiriendo el peso directamente hacia el suelo sin sobrecargar los huesos. El complemente ideal para una fechoría de de domingo por la mañana.

La energía extra proviene de baterías recargables con luz solar, lo cual le daría una autonomía de 3 días, lo suficiente como para levantar a la esposa gorda de algún millonario, salir corriendo y pedir rescate. Por supuesto que eso es para villanos mediocres. Seguro que se te ocurrirán mejores formas de sacarle el jugo a este malévolo invento...

Por ahora, HULC no es de cuerpo completo, sino que asiste especialmente desde la cintura para abajo y se le puede añadir un refuerzo para la columna, ayudando a cargar mochilas u otros objetos pesados; al ser tan reducido, gana flexibilidad y permite caminar, correr, saltar, arrodillarse e incluso arrastrarse. Sin embargo, otros modelos son más ambiciosos e incluyen asistencia para brazos. El problema con esto es medir la fuerza, especialmente cuando uno tiene que hacer pis...


MAHEM: proyectiles de metal líquido


MAHEM
MAHEM es un cañón en desarrollo que lanza proyectiles de metal fundido a velocidad supersónica, lo que le permite ablandar y penetrar la armadura enemiga. El metal es propulsado mediante una enorme aceleración electromagnética y puede dispararse de dos formas: como una ráfaga de balas o como un rayo continuo de lava que cobra forma aerodinámica y se solidifica en pleno vuelo, siendo capaz de despedazar un avión. Yeah.

En realidad, la idea no es nueva. Arthur C. Clarke propuso un arma idéntica -el "Stiletto"- en su novela Earthlight. Es que Clarke, secretamente, quería ver el mundo sometido a las fuerzas del mal, y nos dejó sus libros como guía para lograrlo. También ocultó en su obra instrucciones precisas para que el nuevo reino de terror se llame Cibermitañolandia.

Pero lo importante es que algo queda claro: en el futuro, las armaduras blindadas no serán de mucha ayuda. Pensemos, entonces, cómo sacarle provecho a este conocimiento para triunfar en nuestro siniestro plan de conquista global...

Podríamos, por ejemplo, incorporar esta tecnología a los aviones bombarderos para crear una lluvia de metal líquido. Teniendo en cuenta que una gota de agua en caída libre puede alcanzar unos 35 km/h, es fácil imaginar lo devastadora que sería una lluvia metálica, que además de acelerar, se va solidificando. Por otro lado, lanzada desde bajas alturas, cubriría el objetivo con una capa incandescente, petrificándolo todo como una erupción volcánica. Y hasta quizá algún día podamos disparar un T-1000 por un cañón y dejar el trabajo en sus manos...


Proto 2: un brazo controlado con la mente


Proto 2
Proto 2 es un proyecto de DARPA para crear un brazo prostético controlado por el pensamiento. Ya está bastante avanzado y es capaz de ejecutar movimientos muy complicados, desde el hombro hasta las articulaciones de los dedos, casi como uno de carne y hueso: mientras que un brazo humano puede combinar 30 diferentes movimientos, el Proto 2 llega a 25, suficiente como para tocar el piano o aplacar la angustia en una noche de soledad.

Claro que lo importante es que funciona con la mente, o, siendo más preciso, con los impulsos eléctricos que el cerebro envía a los nervios del brazo, que el sistema lee y envía a las articulaciones que deben moverse. Actualmente utiliza motores eléctricos, pero la idea es reemplazarlos por tendones neumáticos, que son más livianos, rápidos y potentes y hacen un ruidito más digno de un cyborg: tsss, wuuu, tzzz...

¿Cómo encaja este invento de DARPA en nuestro maléfico esquema de dominación mundial? Bueno, se me ocurren cuatro o cinco cosas, pero ninguna está relacionada con un brazo robótico... aunque, extrañamente, todas se relacionan con mujeres desnudas. Y es que un buen villano debe tener sus musas; no todo es odio y destrucción, también están las orgías sadomasoquistas (porque alguien tiene que mantener vivas las sanas costumbres y perpetuar los genes de la malicia).

Tener un brazo robótico no es suficiente. Pero luego podríamos reemplazar nuestro otro brazo, las piernas y así con todo el cuerpo, agregarnos alas, ruedas, armas y -lo que es más importante- uno de esos bolsillos mecánicos que tenía RoboCop, hasta convertirnos en una máquina de destrucción masiva que nunca perdería las llaves de su casa...


Silent Talk: telepatía sintética


Silent Talk
Hablé de esto un par de años atrás: DARPA comenzaba a experimentar con 4 millones de dólares y muchas ganas de crear soldados que pudieran comunicarse mentalmente a través del análisis de sus señales neuronales (EEG).

Con esa tecnología, DARPA ya creó un sistema que amplifica las percepciones subconscientes -que ocurren antes que las conscientes y a veces son inhibidas (desechadas) sin que nunca nos demos cuenta-. El resultado fue un casco con electrodos (HORNET) que leen esa señal primitiva y la pasan directamente a un visor que resalta el peligro en el campo visual. En pocas palabras, este casco nos permite leer nuestro propio subconsciente y proyectarlo delante de nuestros ojos.

El concepto es muy simple: antes de visualizar algo, primero lo vemos, luego lo procesamos inconscientemente y después nos formamos la imagen, y sólo nos enteramos conscientemente de esta última parte, si tenemos suerte. Del mismo modo, antes de hablar, las palabras se forman dentro del cerebro como una nube de electrones. Sólo hay que decodificarlas de otra forma -no mediante sonidos- y transmitirlas por un canal seguro hasta el cerebro del individuo receptor. De eso se trata el proyecto Silent Talk (Charla Silenciosa), que permitirá a los soldados actuar coordinados bajo el mando de una sola mente colectiva.

Sin embargo, mis pequeños ponis del Apocalipsis, pensando en grande, el mayor potencial de este concepto no está en la comunicación entre los aliados, sino en tomar ventaja del adversario: desde el espionaje mental hasta la incepción de órdenes en el cerebro enemigo (una especie de lavado mental a distancia), todo es posible. Si no viste la película Inception, bueno, te acabo de arruinar la trama regalar una sinopsis grandiosa...



Ahora imaginemos todo junto: un traje robótico que detecta y ataca automáticamente al enemigo mediante rayos de metal líquido al tiempo que se alimenta de sus restos y atrae más presas implantándoles la idea telepáticamente mientras toca la trompeta con sus brazos mecánicos. Un verdadero ángel del Apocalipsis.

Aprende a dominar el mundo con el Manual del Villano