Cibermitanios

En busca de un planeta como la Tierra

Hoy se conocen 50 mil millones de planetas en la Vía Láctea; al menos 500 millones posiblemente habitables.
Señora, digamos que hay tantos planetas como hombres: tantos que ni vale la pena contarlos. Pero, ¿y si uno de ellos es su media naranja? ¿Existe un "método" para encontrarla? El único que conozco es lavando con cloro una media roja. Pero me gusta creer que se puede de otro modo, y que también la Tierra se encontrará algún día con su alma gemela... Porque hay 50 mil millones de planetas en esta galaxia.

Aclaración para el lector: Usted está leyendo una predicción basada en la probabilidad y dirigida por el optimismo. Llamémosle "corazonada". Los datos asentados a continuación son reales, pero el desarrollo de los eventos futuros queda sujeto a disponibilidad. Los colores pueden variar de acuerdo a su imaginación.

Aclaración para el no-lector: Usted no está leyendo esto, o bien no lo piensa, así que puedo decirle cualquier cosa. Por ejemplo, que se puede hacer llorar a una vaca habiéndola quemado previamente con leche y poniéndola luego frente a un espejo.

Aclaración para el lector del futuro: Usted tiene derecho a reírse de este artículo si desafinara con su presente. Pero recuerde que su presente es el pasado de alguien más y que reírse del error conocido es fácil, pero predecir los aciertos futuros es como caminar por un laberinto oscuro e infinito.


Breve historia de la astronomía


Repasemos la evolución de la astronomía para mejor entender el optimismo de esta predicción:

Desde siglos antes de que las manzanas le declararan la guerra al cráneo de Newton hasta 1992, la existencia de planetas fuera del Sistema Solar era sólo una teoría. Recién hace unas décadas alcanzamos el nivel tecnológico necesario para echar un vistazo a esa realidad.

En la última década, los planetas empezaron a mostrarse tímidamente. Hace tres años anuncié en este blog que ya había una lista de 250, y luego perdí la cuenta junto con parte del interés. Pero los astrónomos, no...

Durante 2010 descubrieron planetas a un ritmo de 1 cada 4 días, todos fuera del Sistema Solar. A fin de año eran más de 500 los planetas confirmados. La recientemente lanzada sonda Kepler detectó en poco más de un mes de rastrillaje estelar, limitándose sólo a un 0,25% del cielo, 700 posibles exoplanetas (ahora más de 1.000, incluyendo 54 potencialmente habitables).

Hoy, a partir de ese censo galáctico, se puede calcular, grosso modo, que hay 50 mil millones de planetas en la Vía Láctea; al menos 500 millones de ellos con un rango de temperatura habitable. Pero limitémonos por ahora a los ya confirmados...


Diferencias y coincidencias planetarias


Todos esos planetas son muy diferentes entre sí. Algunos tienen un año que dura 15 de los nuestros; otros dan la vuelta a su estrella en sólo 2 días. Pero, en promedio, el año de todos los planetas conocidos es de 400 días, no muy lejano de nuestros queridos 365 (quien no ame ese número, no es humano).

Calculando promedios, encontré más coincidencias. Por ejemplo, la distancia media de cada planeta a su estrella es de exactamente 1 UA (la distancia entre la Tierra y el Sol). Si bien esta gran coincidencia se debe en parte a que se buscan los planetas más o menos a esa distancia de las estrellas (la "zona habitable"), muchos descubrimientos casuales también aportan a ese promedio, por lo que la Tierra no es un bicho tan raro después de todo.

Pero hay una gran diferencia que opaca toda coincidencia: casi todos los planetas son mucho más pesados y grandes que la Tierra: en promedio, 519 veces más pesados (más que Júpiter). Con tamaños volúmenes, los planetas tienden a vestir atmósferas densas, tóxicas e inimaginablemente tempestuosas, peores incluso que las de los baños de los trenes argentinos.


Un planeta como la Tierra


Nada impide, sin embargo, que hubiera alguna supertierra dando vueltas, o incluso un planeta idéntico a este en tamaño y condiciones climáticas. Lo que ocurre es que ambas posibilidades son muy difíciles de verificar, ya sea por por su reducido tamaño o porque su lejanía no permite observar bien la atmósfera (la distancia media a los exoplanetas confirmados es de 118 años luz).

Para tener una idea: si la sonda Kepler estuviera cerca de cualquiera de los planetas que descubrió, podría detectar algunos planetas del Sistema Solar, aunque no a la Tierra, que es uno de los más pequeños.

Pero quien haya estado atento a los descubrimientos científicos de 2010 sabe que 2011 puede traer cualquier cosa entre sus noches. De un momento a otro podrían desfilar cientos de Tierras por el cielo, aunque nos conformaremos en esta predicción con sólo una.

Nuestro modesto conocimiento del universo y las probabilidades exigen que haya planetas donde el Ser Humano pueda vivir y contaminar cómodamente. Tarde o temprano los vamos a encontrar, y recién entonces comenzará lo interesante...


Preguntas que deberías hacerte


¿Cuándo lo encontraremos? Recordando el re-paso histórico, vemos que nos acercamos a ese momento exponencialmente, es decir, del modo en que aumentan las ganas de hacer pis a medida que nos acercamos al inodoro. Es sólo cuestión de tiempo.

"Cuestión de tiempo" puede ser un minuto o un trillón de milenios, pero yo arriesgo y digo: un año*. En un año encontraremos un planeta como la Tierra, pequeño y confortable, quizás habitado. Perder esta apuesta es fácil, pero si la gano quiero que todas las lectoras se escriban "Cibermitanios" en las nalgas y envíen una foto de las mismas (y si no, también).

¿Qué va a pasar cuando sepamos con certeza que hay otra Tierra rodando en las curvas del espacio? Yo creo que vamos a sentir que nos falta algo y que la ciencia pondrá todos sus recursos en ese minúsculo punto del universo. Sería como mirarnos en un extraño espejo.

¿Habrá vida en la Nueva Tierra? Si es así, ¿será parecida a la nuestra? Y si no -lo cual sería poco probable-, ¿por qué? Aunque pocos astrónomos arriesguen un sí rotundo, pocas dudas tienen de que exista vida extraterrestre. También es cuestión de tiempo, incluso si aún no existe, para que surja ante nuestros ojos. Después de todo, señora, la galaxia no puede tener 300 mil millones de estrellas al pedo.


*Un año después: Encontrando un planeta como la Tierra