Cibermitanios

De qué hablar en una cita

Estos consejos sirven tanto para hombres como para mujeres que saben lo que quieren pero no cómo obtenerlo.
Muchas personas me dicen: "¡Oh, maravilloso Profesor Poronguetti, conocedor de la naturaleza humana y la ubicación del punto G, mañana tengo una cita con una dama y no sé de qué hablar! ¿Podría usted invocar su sempiterna erudición y obsequiarme un pertinente consejo?" Y yo -que soy tan buen observador de la naturaleza humana que hasta soy capaz de imitarla- comparto estos conocimientos...


Introducción a la etiqueta y el protocolo (sin vaselina)


por el Profesor de Ciencias de la Seducción Edmundo Poronguetti ("Cacho", para los amigos)*

-Distinguido discípulo –le digo–, abre las temerosas puertas de tus oídos para recibir el sonido mensajero de la sabiduría: mañana, cuando se produzca uno de esos inevitables silencios incómodos, rompe el silencio haciendo crujir tus nudillos. Ella te dirá "se te van a gastar los huesos", o algo así. Inmediatamente, responderás: "burbujas de nitrógeno"...

El sonido que producen los nudillos no viene de los huesos, sino de burbujas de nitrógeno. El líquido sinovial, que es lo que lubrica las uniones de los huesos, contiene este y otros gases que escapan al estirarse las articulaciones.

Es importante que no seas tan nerd como para explicarle que tenemos alrededor de 15 gramos de líquido sinovial en todo el cuerpo, los cuales se renuevan completamente cada 32 horas, y que el mismo líquido se usa en productos cosméticos para hidratar la piel, el cual se extrae de las articulaciones de las vacas... En lugar de eso, podrías agregar que:

El nitrógeno también es el gas que compone el 60% de un pedo. Cada culo humano produce alrededor de medio litro de gas al día, incluyendo también hidrógeno, metano y oxígeno, todos gases inflamables que -haciendo un cálculo rápido- tendrían un valor de 0,025 centavos de dólar...

Y, acto seguido y sin bajar el telón, el pretendiente puede desarrollar una propuesta de negocio alrededor de la extracción de los pedos de su interlocutora mediante diversas técnicas milenarias. Esto puede llevar a una conversación más o menos entretenida o, en su defecto, a que conozcas qué sabor tiene el gas paralizante mientras un taco de aguja te perfora el escroto. Pero es un riesgo necesario.

Eso fue sólo un ejemplo. En instantes, procederé a revelar otros fragmentos de conocimiento que fecundan el fino arte de la seducción. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que aunque haya temas de conversación para cada situación, lo más importante es saber tejer un manto de erotismo con ellos para transformar imperceptiblemente el discurso en un acto venéreo.


Memética


Antes de proseguir, debo aclarar las bases científicas de este curso: especialmente si uno no es considerado como bello por las personas que no tienen visión de rayos X, es importante demostrar cierto grado de cultura general porque, además de una buena genética, todos buscamos en las otras personas cierta perfección memética.

Así como los genes son responsables de transmitir características físicas, los memes transfieren la cultura.

Esta teoría se ve comprobada por el hecho de que nadie sabe lo que es un meme. A pesar de ello, tanto hombres como mujeres intentan elegir una pareja que sea meméticamente interesante (o, en su defecto, que esté buena). Es decir que cuanto mayor capacidad de aprender (copiar inconscientemente) ciertos patrones culturales tenga un individuo, tanto más atractivo será para el sexo opuesto.

Lo que voy a hacer a continuación es transmitir determinados memes destinados a cautivar la atención de nuestra cita, de modo que quede lo suficientemente confundida como para quitarse la ropa por propia decisión.

Por lo demás, estos consejos sirven tanto para hombres como para mujeres que saben lo que quieren...


Si hay una bebida caliente de por medio



Tema de conversación: En el Everest se puede beber agua hirviendo.

Desarrollo sugerido: Esto sucede porque a esa altura (8,8 km) la presión atmosférica es muy poca (320 mbar) y por eso el agua hierve a 76º C. Allí la diferencia de presión es la misma que entre la que estás sintiendo ahora y la que sentirías al pararte a 7 km de la explosión de una bomba atómica de 1 megatón. Una bomba de esas características transforma en energía una cantidad de masa equivalente a un sexto de la masa de la Gran Pirámide de Giza (con cuyos bloques podría construir un muro de medio metro de altura alrededor del mundo si me lo pidieras); el Sol libera la misma cantidad de energía cuatro veces por segundo y sin cesar durante los 10 mil millones de años que brilla su existencia y, como resultado de esa explosión interminable, 100 billones de neutrinos atraviesan tu cuerpo en este instante. Me gustaría poder atravesarte de la misma manera.

Observaciones: Como se aprecia claramente, todo el protocolo se basa en el correcto hilvanado de conocimientos innecesarios, dejando que de vez en cuando nuestros labios verbalicen algo de lo que verdaderamente estamos pensando, esperando que para ese momento la víctima ya esté lo suficientemente confundida por nuestras misteriosas palabras.


Si vuela una mosca



Tema de conversación: Una mosca bate sus alas 20.000 veces por minuto.

Desarrollo sugerido: Según mis cálculos, esto equivale a 333 veces por segundo (o 333 hertz), lo cual a su vez equivale a la nota Mi, que debe ser la que percibimos cuando una mosca nos pasa cerca del oído. Afinando genéticamente diferentes grupos de moscas, podríamos crear un instrumento musical o incluso una orquesta; el problema es que las moscas gastan tanta energía al batir las alas que pierden un tercio de su peso cada una hora de vuelo (o 20 km), por lo que la orquesta se desintegraría en unas 3 horas. Pero no deja de ser asombroso... Para que te des una idea, en el tiempo en que una mosca da un aletazo, yo produje tres células de esperma, ¡a un ritmo de mil por segundo! ¿No te parece un desperdicio?

Observaciones: El ingenio es otra pieza fundamental de la seducción; la clave es ingeniárselas para distraer a la víctima persona amada de manera que nunca sepa en qué momento nos convertimos en sexópatas. Parafraseando a Sun-Tzu: "el arte de la seducción se basa en el engaño".


Si alguien infla un globo


Tema de conversación: El universo se expande a mil millones de kilómetros por hora.

Desarrollo sugerido: Eso es casi-casi la velocidad de la luz. Si el espacio no fuera curvo, la luz viajaría más rápido que la expansión del universo y se escaparía de él, por lo que -imagino- el universo visto desde afuera sería casi tan brillante como tus ojos. En cambio, vivimos en un universo cuya superficie es completamente oscura porque la luz nunca llega a sus fronteras, y por la misma razón sólo podría ser visto si lo iluminara otro universo, así como sólo veo tu belleza porque la ilumina la Luna. Sin embargo, las distancias entre un universo y otro podrían ser tan grandes que cuando la luz de uno llegara al otro, el primero ya habría desaparecido. Si hay varios universos ahí afuera, como sostiene la hipótesis del multiverso, quizá todos ellos se estén expandiendo y acaben colisionando unos con otros [acercándose a ella]. Eso podría pasar en cualquier instante [susurrando en su oído], así que sacate la ropa y combinemos nuestros universos sexuales antes de que sea demasiado tarde [guiñando un ojo].

Observaciones: En otra clase profundizaremos acerca de los gestos corporales, pero téngase en cuenta que ejecutar determinados ademanes mientras se habla puede exaltar la carga erótica del discurso, como acariciarse los labios con los dedos o lamer una zanahoria.


Si es un día soleado


Tema de conversación: Cada día llegan dos kilos de luz solar a la Tierra.

Desarrollo sugerido: La luz solar llega a la Tierra en 8 minutos, pero tarda 10 días en escapar de él. Antes de poder saltar fuera de la corona solar, cada partícula de luz debe atravesar 300.000 km de zigzagueante plasma; normalmente, lo haría en un segundo, pero, al quedar atrapada en un pinball de remolinos magnéticos y laberintos nucleares -algo muy parecido al amor-, en ciertos casos puede tomarle miles de años escapar de su atracción. Una vez fuera, la luz recorre los 150 millones de kilómetros que la separan de nosotros en el tiempo en que un caracol puede trepar a la cabeza de una jirafa, si ésta no lo devuelve al piso con su lengua de medio metro que usa para limpiarse las orejas, ya que evidentemente no puede limpiarse con las patas como el resto de los animales. Una patada de jirafa, sin embargo, es una maniobra mortal capaz de arrancarle la cabeza a un león; por eso los leones -sus únicos depredadores- las atacan cuando se agachan para beber. Ups, se me cayó un papel... ¿me lo alcanzarías? [puede añadirse un leve gruñido felino]

Observaciones: Nótese que el discurso esconde instrucciones de carácter erótico hábilmente disimuladas que ponen a prueba la voluntad y el subconsciente del la presa; el lenguaje poético es donde se enfunda este arma de incalculable valor, pero profundizaremos en esto en la próxima clase.

* El profesor Poronguetti estará firmando tetas a la salida del blog.