Cibermitanios

Las mejores naves de ciencia ficción (1)

Un par de obras sobresalientes de la "ingeniería-ficción".
Como pretexto de compartir una página maravillosa que reúne a todas las naves de series y películas de ciencia ficción, cada una ilustrada a perfecta escala, aprovecho para mencionar y recomendar dos de mis favoritas series del género: Firefly y Farscape. Al margen de las siguientes reseñas, recomiendo este sitio llamado Starship Dimensions a los aficionados al Sci-Fi, de donde tomé las imágenes...


Farscape


Moya - Farscape
Moya
650 metros

De todas las naves ficticias, mi favorita es Moya, una nave que está viva -mitad mecánica, mitad biológica (biomecanoide)- en la cual sus pasajeros viajan como parásitos y la comandan a través de Pilot, un ser de una raza que es asimilada por la nave y que sólo puede sobrevivir conectado a ella. Moya, que pertenece a la raza Leviathan, también puede procrear: no sólo genera constantemente DRDs, que son como anticuerpos mecánicos, si no que hasta tiene una cría llamada Talyn.

Las naves Leviathan poseen una compleja psicología que incluye instintos de supervivencia y maternales, y una habilidad única para viajar a través las dimensiones espaciales bordeando el Universo, utilizando un método llamado "starburst".



Además de Moya, otros muchos detalles hacen de esta serie una de las joyas de la ciencia ficción. Sólo por mencionar algunos: las diferentes razas alienígenas se comunican entre sí gracias a unos microbios insertados en su cerebro, que se encargan de traducir instantáneamente todos los lenguajes, aunque a veces no encuentran sinónimos para determinados conceptos, problema que le suele ocurrir frecuentemente al personaje humano, John Crichton. Otro de los caracteres principales es Zhaan, que tiene la particularidad de ser un humanoide azul de origen 100% vegetal y que, paradójicamente, es una especie de sacerdotisa sexual. A través de las cuatro temporadas de Farscape, muchas ideas extrañas como estas suceden continuamente.

Los libretos son siempre originales. Por ejemplo, en un episodio, Moya queda atrapada entre cuatro dimensiones al intentar un sturburst, por lo que los personajes deben recorrer cada una de estas extrañísimas dimensiones para unir las diferentes partes.



En el nivel técnico, a pesar de tener ya varios años (principios de los 90), la serie ostenta de efectos visuales asombrosos, marionetas mecánicas muy realistas y complejas y sets exteriores muy bien logrados. La banda sonora también es remarcable, especialmente el tema de apertura, que considero inolvidable.

Casualmente, como mencionaba hace unos días, en el Universo de Farscape todos los planetas y sus criaturas forman parte de una red cósmica de la cuál parece sólo estar excluida la Tierra. Esta situación ayuda a que el espectador -creo-, por inverosímil que sea la trama, piense que todo eso puede estar sucediendo en alguna parte.


Firefly


Serenity - Firefly
Serenity
63 metros

Serenity es una nave pequeña, simple y modesta. De hecho, suele descomponerse con regularidad. No tiene un millón de habitaciones ni una holocubierta. La forma de Serenity fue inspirada en un insecto, la luciérnaga ("firefly"), quizá por el modo en que brillan sus motores, aunque difícilmente vuele más rápido que otras naves. Pero hay algo que la hace única, y es su relación con los personajes de Firefly: es lo único que ellos tienen. Serenity es como un barco pirata lleno de parches, pero en el año 2517.

Sus tripulantes son piratas espaciales, aunque no son malos. Ellos, como tantos otros, se vieron forzados a emigrar de "La Tierra que fue", un planeta ya casi mítico, que no pudo soportar la superpoblación. Constantemente están obligados a medir la moral contra el instinto de supervivencia, generando toda clase de estafas y negocios truculentos en cada planeta que pisan, pero también llevando justicia y esperanza a cada persona (a veces). No hay extraterrestres en la serie -otro aspecto único-, pero sí una increíble variedad de caracteres humanos, todos sobresalientes (aunque no tienen trajes plateados si no, más bien, andrajosos).

Uno de los pasajeros clave a bordo de Serenity es Inara, también conocida como "la embajadora", un miembro de la tripulación cuya presencia obedece a la única razón de elevar el status social de la nave y del resto de sus ocupantes, asegurando la aceptación del grupo en cualquier planeta donde aterrice. Ella es una prostituta. Otros de los miembros son: un pastor, un médico y su hermana que fue sujeta a experimentos mentales inciertos, una chica tímida que es el mecánico de la nave a pesar de no saber nada, el capitán -"Mal" Reynolds- y su brazo bruto, Jayne, que fue proclamado un semi-dios en algún planeta pobre de donde se robó todo lo que había.



Firefly, para mi gusto, es la mejor serie de ciencia-ficción de todos los tiempos. Mi argumento principal es que no abusa de ningún recurso del género, excepto del ingenio y del humor. Los diálogos suelen ser muy profundos, repletos de significado. Nunca un texto de relleno. Y los remates de algunas frases me han hecho caer de risa más de una vez.

La forma de crear situaciones por medio de la palabra es destacable, sobre todo para una obra perteneciente a un género donde los efectos visuales suelen decirlo todo. Por ejemplo, "los malos" de la serie, los Reavers -caníbales, salvajes, despiadados, mezcla de todo lo brutal de lo que queda de la Humanidad-, son presentados con un monólogo que deja las cosas tan claras que no hace falta mostrarlos. De hecho, nunca se los ve, hasta ya muy avanzada la serie. Sin embargo, la atmósfera de intenso miedo (entre los personajes, y quizá entre los espectadores) prevalece durante muchos episodios por tan sólo el recuerdo de esas palabras.

Como contrapunto de los Reaver, Firefly tiene uno de los personajes femeninos más sexies que se puedan encontrar en la TV: Saffron, un arma mortífera capaz de seducir a hombres y mujeres (incluyendo prostitutas). Sobre ella, el pastor le dice al capitán que, si la toca, se va a ir a "un tipo muy especial de Infierno, aquél que está reservado para los pederastas y la gente que habla en el teatro".

Solamente sus efectos especiales le valieron un Emmy a Firefly. A pesar de ello, Fox la canceló en la primera temporada, lo que llevo al staff a crear la película para cerrar los conceptos principales de la trama.