cibermitanios

¿Por qué caen las hojas en otoño?

Todos sabemos que, así como en primavera a las mujeres se les comienza a caer la ropa, en otoño a los árboles se les caen las hojas. Pero, ¿por qué? Cualquiera diría que el frío las seca y el viento las arranca suavemente, pero la verdadera razón es mucho más interesante. No es el clima el que las hace caer: son los mismos árboles los que las tiran a propósito, al igual que las personas se quitan la ropa cuando hace calor...

Los árboles son criaturas extrañas; cualquiera que se haya trepado a uno lo sabe. Se pasan toda la vida en el mismo sitio y soportan carteles de perros perdidos sin decir nada (y aún no sé cuál de los dos es mejor y más fiel amigo del Hombre). Pero no por eso son pasivos, ni mucho menos, sino que esconden procesos que transforman el mundo constantemente. Este es uno de ellos, de los más ignorados...

A pesar de que asociamos el otoño con la caída de las hojas –incluso en inglés al Otoño se le dice Fall, que significa "caída"–, lo cierto es que las hojas no se caen, sino que los árboles las tiran.

Las hojas verdes, durante las estaciones cálidas, cumplen la función de generar alimento para el árbol mediante la fotosíntesis. Pero cuando la Tierra comienza a alejarse del Sol y los días se vuelven más cortos y fríos, las hojas ya no son de utilidad y el propio árbol se las come, es decir, digiere sus células de a poco. Por eso las hojas se secan, porque el árbol las consume. Es como si tuviéramos ollas comestibles para cuando se nos acaba la comida.

Pero las hojas aún no se caen.

Los cambios en el clima que trae el otoño estimulan en los árboles la producción de una hormona que envía mensajes químicos a todas y cada una de sus hojas. Químicamente, es como si el árbol se sacudiera para sacárselas de encima. Pero lo que hace esta hormona es aún más sorprendente...

Cuando la señal es recibida, se producen pequeñas células en las intersecciones entre ramas y hojas. Se llaman células de abscisión (de corte), porque forman como pequeñas tijeras. Y, de hecho, están diseñadas para cortar los tallos de las hojas.

células de abscisiónEstas células no pueden verse a simple vista, pero con un microscopio se ven como en la imagen de la derecha. Así, el árbol empuja cada hoja fuera de su organismo, y, por supuesto, el viento ayuda a desecharlas (pero no es la causa, ya que también hay viento en primavera). Además, en los lugares más fríos, la temperatura también ayuda, porque el agua que hay en las venas de las hojas se congela y las quiebra por dentro.

Finalmente, las hojas caen y fertilizan el suelo del que el mismo árbol se nutre, cerrando un ciclo casi sin desperdicio alguno. Cuando la Tierra se vuelva a arrimar al Sol, las hojas volverán a estallar como si nada hubiera pasado.

Algo similar sucede con los frutos. De hecho, los agricultores suelen obligar al árbol a soltar las frutas suministrándoles estos químicos antes de tiempo, lo cual, obviamente, es una aberración, al igual que podarlos por vaya-a-saber-uno-qué-excusa-pelotuda (sin mencionar la deforestación masiva, que al menos trae algún que otro beneficio).

El árbol tuvo millones de años para perfeccionar ese sistema y sus ciclos. Es una máquina perfecta, sobre todo porque mantiene oculta una enorme cantidad de engranajes silenciosos, químicos que trabajan en perfecta armonía con su entorno. El árbol se deshace de las hojas porque los fríos vientos del invierno podrían derribarlo. Además, con pocas hojas produce menos sombra y permite aprovechar mejor la poca luz del invierno. Y en esa tarea anual de auto-podarse, ejercita aquella filosofía que a nosotros nos sigue costando comprender: "cortar por lo sano", para seguir pudiendo regalar aire y libros porque, como cantó Atahualpa Yupanqui, el árbol que tú olvidaste siempre se acuerda de ti.

Colaborar

Comentarios (20)

NonSancto
2/11/09 20:02
Justo hoy estábamos leyendo esto mismo en otro lado (no recordamos dónde)...

Es simplemente maravilloso y hermoso la armonía que se ve en los procesos más simples (que no lo son tanto) de la naturaleza.
saibot:1.0 you are (not) alone
3/11/09 15:13
ya sabia todo esto pero no esta de mas recordarmelo

podarlos por vaya-a-saber-uno-qué-excusa-pelotuda - jaja mato, yo siempre me dije a mi mismo que eso de podar a los arboles era una perdida de tiempo ademas de que párese como que lastimas al árbol y también odio cuando te dicen que juntes las hojas del patio o de la vereda ¡COMO SI FUERAN BASURA! que loco XD
Dr.Cooper
3/11/09 16:29
Hay algunas excusas que valen la pena :P, me da mucha sombra, las raíces me rompen el piso, las ramas crecen hacia un lugar no deseado, etc...pero la principal es como dice saibot, para no tener que juntar las hojas cada una semana (y no es que sean basura, se juntan porque molestan, vuelan por todos lados, y hacen mugre) xD.

Buen post, no sabía varias cosas.
insospechado
4/11/09 17:12
Voy a comentar algo, ya que hace mucho que no lo hago y me extraño: les recomiendo que si tienen oportunidad, comparen la forma de un árbol que se ha podado, con uno que jamás se tocó. No sé si los sorprenderá tanto como a mi, pero creo que vale la pena.
No recuerdo en qué libro de Vonnegut, se habla vagamente del padre de uno de los personajes, que había sido autor de libros de ciencia ficción clase B. Uno de ellos hablaba de un árbol muy especial cuyo fruto eran dólares. Y era tanta la cantidad de gente que lo rodeaba desesperados por cosechar sus frutos, que iban muriendo aplastados entre si y contra el tronco. En ese "exprimidor natural" la sangre que llegaba a la tierra hacía crecer con más vigor al árbol, lo que atraía a mayor cantidad de personas.
En fin...
Saludos, vuelvo presente al fruto del futuro.
Polanesa
5/11/09 16:06
Los árboles son una cosa asombrosa. A veces me cuelgo mirando como estúpida las formas de sus troncos y ramas. Qué se yo, me fascina.
La casa de la abuela de mi hermano tenía un jardín inmenso todo rodeado de árboles. Había un naranjo, un limonero, una morera y un nisperero, dos pinos gigantes y otros árboles que no tienen nombre para mí. Unos años después de que la abuela murió, mi hermano se dio cuenta de que la casa le pertenecía y la alquiló. Pero en una movida que no entendí muy bien, el loquito que andaba viviendo ahí se llevó todos los árboles. Podó todo, o por lo menos la mayoría.
Cuando mi hermano me llevó a verlo sentí que el corazón se me estrujaba y el alma se me quería escapar por la nariz. Todo pelado había quedado, una tristeza. Entonces me pidió que lo ayudara a plantar nuevos árboles y ahí fue increíble cómo cambió todo: el corazón volvió a latir con emoción y el alma se me plantó como un arbolito más. Fue muy lindo.
Hoy los árboles están muy crecidos y mi hermano vive ahí. Fin. Jeje, no, pero la experiencia estuvo buena para darme cuenta de lo importantes que me resultaban los árboles, incluso fuera de la casa de la abuela, en la ciudad.

Sobre tu comentario, yo alguna vez me pregunté lo mismo. Y las probabilidades existen. Hay tanta gente en esta ciudad que las consecuencias de cada uno de nuestros actos, por mínimos que sean, serían incalculables. Tal vez yo, sin saberlo, todos los Lunes a las 7 y 13 de la tarde, me haya cruzado con exactamente la misma persona. Tal vez vos al frenar bruscamente en una esquina, para volver sobre tus pasos recordando algo, hicieras reaccionar de su ensimismamiento a una persona que justo pasaba por ahí, evitando que cruzara la calle sin mirar.

Tal vez los déjà vus no sean más que un defecto futuro. Cuando existan las famosas máquinas para volver al pasado y evitar eso que podrías haber evitado de haberlo sabido, cambiando la historia próxima de la humanidad. Tal vez me fui de tema.

Saludo!
5/11/09 16:32
En realidad, creo, después de todo, poniendo muchas comas, si pudiéramos volver al pasado y cambiar lo que sea, otras cosas, más tarde, saldrían "mal", y uno estaría permanentemente viajando al pasado, coma.
Polanesa
5/11/09 19:27
¿Puse muchas comas? Jajaja

Seguramente, pero eso es problema del futuro. Fijate que casi todo está mal acá. Yo creo que debe ser como una moda del futuro. Después se van a dar cuenta que no sirve de nada, y van a buscar otra cosa con qué entretenerse.

Pero mejor me dejo de escribir pelotudeces.

Saludos!
5/11/09 19:36
No era una crítica a tu comentario si no que me burlaba de cómo salió el mío teniendo en cuenta que se puede escribir perfectamente sin poner ninguna coma sin que cambie el significado pero se pierde el ritmo del texto y yo prefiero mantenerlo porque considero que debe haber cierta simetría en los pensamientos o al menos a mí me gusta que así sea para poder distinguir bien las articulaciones entre diferentes ideas.
Polanesa
5/11/09 19:51
Jaja, está bien. Yo soy fanática de las comas (?), pero me pasa que cuando escribo rápido no las meto donde quedarían mejor al leerlas, sino donde yo me voy frenando.

Coma,
5/11/09 20:32
Sí... la única duda existencial que tengo es si después de escribir una risa debería ir una coma. En mi caso, suelo ponerla. Esta oración sólo la agrego para que el párrafo no termine en "suelo ponerla", que suena bastante mal al dirigirse a una dama.
SAIBOT: 2.0 YOU CAN (NOT) ADVANCE
5/11/09 21:49
JAJAJA QUE HDP!
Polanesa
5/11/09 22:28
Jajajaja, está muy bien. Yo por las dudas no respondo.
5/11/09 22:34
Bueno. Yo por las dudas me quedo con la intriga de qué hubieses respondido.
hinso 2.0
5/11/09 23:09
Polanesa: hermosas palabras
Bianca L.
6/11/09 03:08
despues de leer todo el articulo de los arboles, y los comentarios anteriores he descubierto dos cosas:
1) que esta chica Polanessa me cae bien: un saludo!
2) Según se no se caen las hojas de tooodos los arboles en otoño.. q no? o almenos no pasara aqui en medio del desierto.. la cosa es que me haz dado en que pensar, le preguntare a google y despues vemos!! por lo pronto un saludo a todos y me ire a dormir..
6/11/09 10:26
No, claro que no todas caen anualmente, pero caen tarde o temprano. Te aconsejo esta búsqueda para más información.
Aventurero
6/11/09 11:33
Colocón, drogón como pocos, probó todos los hongos, monologó sólo como por dos otoños (8)
Xoca
11/11/09 21:04
Deberiamos de ser un poco mas como los arboles...
con eso digo todo
José Luis
12/11/09 10:42
Mi primer comentario!

Veamos la poda como algo necesario en algunos casos... por ejemplo, sin poda no sería factible alimentar a la creciente población mundial en el caso de los frutales. En los árboles ornamentales se hacen (entre otras causas) para rejuvenecer el individuo, eliminar porciones enfermas, etc.

Y lo más terrible y apocalíptico es que sin poda........ no tendríamos bonsais!!!

« Anterior Siguiente »
Ayreonauta Cibermitanio