Cibermitanios

Cómo cambiar el mundo, según Larry Page

Larry Page es uno de los dos creadores de Google, y ¿quién mejor que él para hablar de cambiar el mundo? Para bien o para mal, Google no sólo influye en Internet, si no también en ramas más tangibles, como lo son la genética, la cartografía, la exploración espacial, la TV, etc. Esta es una entrevista a Larry Page realizada por Fortune Magazine y traducida por un servidor: lo que se puede hacer para cambiar el mundo...


Entrevista a Larry Page



Larry Page¿En qué estás pensando en estos días?

Si le preguntas a un economista qué es lo que está impulsando el crecimiento de la economía, dirá que han sido los grandes avances en materias importantes, como la mecanización de la agricultura, la fabricación masiva, cosas de ese tipo. El problema es que nuestra sociedad no está organizada en torno a ello. Las personas no están trabajando en las cosas que podrían tener ese tipo de influencia. Nos olvidamos que realmente importa que no tenemos que transportar nuestra propia agua; no es muy divertido caminar kilómetros y kilómetros para tratar de conseguir agua para luego llevarla de nuevo hacia casa. Y nuestra habilidad para generar agua limpia y accesible está basada en tecnologías básicas. ¿Tenemos energía? ¿Podemos hacer cosas? Mi argumento es que la gente no está pensando de esa manera.

En lugar de ello, es como si fuéramos cautivos del mundo, y lo que pasa, pasa. Pero ése no es el caso en absoluto. Realmente es importante si la gente está trabajando en la generación de energía alternativa, la mejora de los transportes, hacer que Internet funcione mejor y cosas por el estilo. Y pequeños grupos de personas pueden generar un impacto realmente enorme.

¿Cómo podemos incrementar el número de personas que hacen ese trabajo?

Hay algunas barreras. Permítaseme dar un ejemplo: en 2004 hablamos acerca del perfil de riesgo con respecto a la realización de nuevas innovaciones. Dijimos que haríamos algunas cosas que tendrían sólo un 10% de posibilidades de generar mil millones de dólares a largo plazo. Pero no ponemos mucha gente en esas cosas; el 90% trabaja en otras cosas. Entonces no corremos un gran riesgo. Y muchas de nuestras nuevas características vienen de esas inversiones riesgosas.

Incluso cuando empezamos con Google, pensamos: "podemos fallar", y casi lo hicimos. La razón por la que empezamos fue que Stanford dijo: "vuelvan y terminen sus doctorados si no tienen éxito". Probablemente esa sola decisión causó la existencia de Google. No estoy seguro de si lo hubiésemos hecho de otra manera.

Teníamos todo ese riesgo interno que acabábamos de inventar. No es que fuéramos a morir de hambre, o quedar desempleados, o no tener una buena vida, o lo que sea, pero uno tiene ese miedo a hacer algo nuevo y fracasar, lo cual es muy natural. Pero, para poder hacer cosas importantes, uno necesita superarlo.

¿Existen mecanismos que la sociedad, el gobierno o las empresas puedan poner en marcha para eso?

Absolutamente. Mira Silicon Valley, que ha sido el primer lugar en el mundo en hacer cosas por el estilo. Hay un montón de dinero disponible y un montón de personas animando a otras a correr riesgos. No sé que habríamos hecho si hubiéramos estado en un ambiente distinto.

Por un lado, estás diciendo que eso es un problema. Por el otro, que se está realizando.

No crea que sea así de blanco o negro. La pregunta es ¿cuántas personas están trabajando en cosas que pueden mover la economía o la calidad de vida de la gente?. Mira, cuarenta mil personas por año mueren en accidentes de tránsito en los Estados Unidos. ¿Quién va a hacer que ése número sea cero, o mucho más pequeño? Tenemos gente trabajando en eso.

¿Qué están haciendo?

Trabajando en autos automatizados. Se puede ver ya esa tecnología funcionando en algunos autos. Infiniti acaba de lanzar un coche que te devuelve a al camino si te sales del carril -lo cual es una gran fuente de accidentes-. Así que estamos salvando vidas, y la tecnología no es tan cara. Pero el número de gente queriendo trabajar en eso es muy, muy, muy reducido.

¿Por qué ocurre eso?

Honestamente, estoy un poco desconcertado. Pero mi propia experiencia dentro de Google me dice que es difícil hacer que la gente trabaje en ese tipo de cosas, por el riesgo personal que sienten que están corriendo. Además, no tienen el entrenamiento adecuado. Si dices que quieres automatizar un vehículo y salvar vidas, las habilidades que necesitas no te las enseña ninguna disciplina en particular. Lo sé; estaba interesado en trabajar en la automatización de los coches cuando era estudiante en 1995.

¿El problema es que la gente le tiene rechazo a los riesgos?

Esa es una parte del problema, pero pienso que puede ser superada con educación, ambientación e infraestructura. Mi experiencia es que cuando la gente intenta hacer cosas ambiciosas, se preocupan por fallar antes de comenzar. Pero emergen todo tipo de cosas interesantes que son de gran valor económico. Además, en esta clase de proyectos, trabajan con la mejor gente y pasan momentos muy interesantes. Realmente no están corriendo riesgos, pero así lo sienten.

Como una compañía pública, Ustedes tienen una obligación con los accionistas. ¿Cómo entra eso en juego cuando empiezan a designar recursos a proyectos especulativos?

En la práctica, eso no es problema. Yo he dicho a toda la empresa, en repetidas ocasiones, "Quiero que la gente trabaje en inteligencia artificial", para que al fin y al cabo cinco personas lo hicieran. ¿Sabes una cosa? Eso no tiene gastos importantes. Hay una razón por la que hablamos de "70/20/10", donde el 70% de nuestros recursos se gastan en nuestro negocio principal y el 10% va a parar a proyectos no relacionados, como la energía o lo que sea (el otro 20% se destina a proyectos adyacentes a la actividad principal). De hecho, es un desafío lograr usar ese 10%. La gente puede pensar que estamos desperdiciando el dinero, o lo que sea. Pero es de allí de donde vienen todas las cosas nuevas.

¿No es esto más fácil de hacer en un lugar como Google que, por ejemplo, en las compañías de Fortune 500?

Muchos dirigentes de grandes organizaciones, pienso, no creen que el cambio sea posible. Pero, si observas la Historia, ves que las cosas cambian, y si su negocio es estático, es muy probable que tengan problemas. Mira la industria automotriz: a los japoneses les costó convencer a la gente de que podían tener un coche fiable. Luego comenzaron a hacer los ciclos de producción más cortos y más cortos. En lugar de hacer un coche en cinco años, lo hacen en uno o dos años. Eso es un gran cambio.

Y después tenemos cosas como la Ley de Moore ("el número de trasistores en un chip se duplica cada dos años"). La gente cree que la Ley de Moore es una descripción de lo que está pasando. Pero en realidad es la Ley de Moore la que impulsa a la gente a hacer lo correcto. Todo el mundo se organizó alrededor de ella, haciendo las cosas mejores y más rápidamente.

Entonces, si hubiera Leyes de Moore aplicables a otras empresas o productos, ¿las personas se organizarían mejor para cumplir con ese objetivo?

Sí, sí. Diferentes cosas se resuelven por diferentes razones. Obviamente, no vas a obtener la Ley de Moore del rendimiento de los automóviles -no sólo estás manejando información-. Con los coches, tiene limitaciones físicas.

¿Tiene usted otros ejemplos donde el liderazgo innovador pueda marcar el rumbo?

Creo que en un montón de áreas. Puedes ser un poco detective y preguntar ¿cuáles son las industrias donde las cosas no han cambiado mucho en cincuenta años? Hemos estado buscando un poco de energía geotérmica. Y empiezas a pensar en ello, y dices: Bueno, un par de kilómetros en este lugar, o en casi cualquier otro lugar del mundo, son bastante calentitos. Hemos estado excavando por mucho tiempo, generalmente por petróleo -que es caro-. Si deseas trabajar con el calor, hay que hacer otro tipo de agujeros. La tecnología para la extracción de calor aún no ha sido desarrollada. Imagino que hay bastantes buenas probabilidades de que sea posible.

La energía termosolar es otra área en la que hemos estado trabajando. Los números son simplemente asombrosos. En el sur de California, o en Nevada, un día con una cantidad promedio de sol puede generar 800 megawatts en una milla cuadrada. Y 800 megawatts es en realidad muchísimo. Una central nuclear ronda los 2.000 megawatts.

La cantidad de tierra necesaria para abastecer de electricidad a todos los Estados Unidos sería de unas 100 millas cuadradas. Me dirás: "¿qué necesito para generar esa energía?" Puedes comprar células solares. El problema es que, al costo actual, necesitarías billones de dólares para generar tanta electricidad. Luego dirás: "bueno, ¿cuánto cuestan los espejos?" Y resulta que puedes comprar espejos y cubrir toda esa área por poco dinero. Por alguna razón, el mundo no está haciendo un buen trabajo en lograr que esas cosas sean posibles. Como sociedad, en el más amplio sentido, no estamos haciendo progresos razonables.

Entonces, ¿piensa Usted que la energía geotérmica y termosolar pueden solucionar nuestros problemas energéticos?

Sí, probablemente cualquiera de ellas pueda generar toda la energía que necesitamos. Pero no hay actualmente una disciplina para lograr esas cosas. Y, además, están el desinterés, el miedo al riesgo y la falta de creatividad. Como que todo eso conspira. También es una asunto de oportunidades, todo el mundo dice que Sam Walton estaba loco por construir grandes tiendas en pequeñas ciudades. Casi todo el mundo que haya tenido la idea de algo revolucionario, o algo salvajemente exitoso por primera vez, es tildado de demente.

¿De quién es la obligación de lograr que este tipo de cambios sucedan? ¿Es de Google, del gobierno, de Stanford, de Kleiner Perkins?

Creo que de todo cualquiera que se preocupe por avanzar en el mundo. Digamos que hay diez mil personas que trabajan en esas cosas. Si hacemos que sean cien mil, probablemente vamos a obtener diez veces más progresos.

Y luego lo comparas con el número de ingenieros de Exxon, Chevron y ConocoPhillips, quienes están tratando de exprimir la última gota de petróleo de algún lugar. Y todo el poder intelectual de la ciencia va a eso. Es totalmente desproporcionado en relación con el resultado que podrían obtener en otras áreas.

¿Qué clase de situación cree que es necesaria para impulsar este tipo de cambios?

Creo que necesitamos una enseñanza de la ingeniería donde se puedan evaluar las alternativas. Por ejemplo, las pilas de combustible son una manera razonable de hacerlo, ¿o no? Para ello, necesitamos una bonita educación en ingeniería, y ciencia en general, que no es lo que ocurre tradicionalmente. Así no es cómo yo me formé. Yo me formé como ingeniero en informática. Entonces, yo entiendo cómo construir computadoras, cómo hacer programas. Pero aprendí por mi cuenta un montón de otras cosas. Si miras a la gente que tiene alto impacto en la sociedad, verás que ellos tienen un gran conocimiento general. No tienen realmente una educación particular en sentido estricto.

También se necesitan algunas habilidades de liderazgo. Usted no quiere ser Tesla. Fue uno de los más grandes inventores, pero esa es una triste, triste historia. Él no pudo comercializar nada, apenas pudo financiar su propia investigación. ¡Deberías parecerte más a Edison. Si inventas algo, eso no necesariamente ayuda a alguien. Hay que conseguir meterse en el mundo, hay que producir y ganar dinero haciéndolo para poder financiarlo.

¿Están ustedes conscientemente contratando gente que pueda hacer ese tipo de cosas?

Estas personas no existen realmente. No se puede contratar. Las personas suelen tener carreras donde permanecen en zonas bastante fijas.

Algunos de los inversores de riesgo se ven obligados a ser un poco más generales en la forma en que evalúan las cosas, y eso ha sido bueno. Pero todavía van mal. Mira la inversión de capital de riesgo en energía alternativa. Hay dos cosas que la causaron: el aumento del precio del petróleo y el calentamiento global. Principalmente el precio del petróleo.

Pero, piensa en ello. La mayoría del dinero va a las empresas que producen electricidad -y el precio de la electricidad se basa en el precio del carbón, que no ha cambiado-. Así que la pregunta es: ¿por qué no hicimos toda esta inversión hace diez años? Ese fue un gran error. Es más fácil si el petróleo es más caro, pero no es especialmente una buena razón para no haberlo hecho mucho antes.

¿Es usted más o menos optimista acerca del futuro de lo que era hace tres años?

Soy enormemente más optimista, porque ahora tenemos una conceptualización de los problemas que dan un cierto grado de sentido a un buen número de personas. Mira las cosas de las que nos preocupamos -la pobreza, el calentamiento global, las muertes por accidentes-. Y mira las cosas que hacen al nivel mínimo de felicidad de la gente -seguridad y oportunidad para sus hijos, además de cosas básicas como la salud y la vivienda-. Creo que nuestra capacidad para lograr estas cosas a gran escala, para muchas personas en el mundo, está mejorando.