Cibermitanios

Primera planta solar espacial japonesa

16 empresas japonesas ya están colaborando para construir un titánico generador flotante de energía, capaz de energizar a 300.000 hogares desde el espacio.
Después de la charla con Dr. Cooper sobre la transmisión de energía desde el espacio, hice un par de llamadas a la oficina de aceleración de la evolución tecnológica de Japón y accedieron a, de a poco, hacer realidad el futuro: dieciséis empresas japonesas ya están colaborando para construir un titánico generador flotante de energía, capaz de energizar a trescientos mil hogares desde el espacio.

energía solar desde el espacioLos japoneses están decididos a exterminar a los escritores de ciencia-ficción haciendo cotidianos y tangibles sus más complejos sueños, porque, fuera de toda broma, la idea de una planta de energía espacial es más que viable, es prácticamente un hecho (y el segundo hito japonés más importante después de Godzilla).

El método que utilizará esta planta solar es el mismo que sugerí: recolectar energía solar directamente en el espacio y enviarla a la Tierra en forma de microondas, sin cables, desde 36.000 kilómetros de altura. Si hay algo que sobra en el espacio, es espacio, y esta estación espacial lo aprovechará desplegando 400 hectáreas de paneles solares capaces de generar 1 gigawatt de energía.

La idea no es nueva: NASA lleva invertidos unos 80 millones de dólares en los últimos 30 años para investigar este tipo de alternativas, pero, evidentemente, no es suficiente. Por su parte, la inversión estimada para el proyecto japonés es de más de 21 mil millones de dólares. Parece una suma desproporcionada, pero, después de todo, no es ni un décimo de lo que gastó el gobierno estadounidense en la "guerra" contra Iraq.

Lo más costoso de este proyecto es poner en órbita las piezas de la planta eléctrica, teniendo en cuenta que actualmente lanzar un sólo cohete cuesta unos 100 millones de dólares, pero los científicos japoneses esperan poder reducir ese costo hasta cien veces en los próximos años. Por otro lado, las empresas involucradas son gigantes del tamaño de Mitsubishi, por lo que habría que esperar que el precio del producto (la energía) también sea bastante alto (es un gran negocio), pero al menos no lo terminará pagando el medio ambiente.

Una versión preliminar más pequeña, a escala, estaría en órbita para el año 2015, de acuerdo a los planes actuales, fecha para la cual también debería estar funcionando el prototipo solar estadounidense, con una potencia de sólo 200 megawatts -el 5% de lo que producirá la estación nipona-.

niveles de petróleo en el mundoIgualmente, es demasiado pronto para desempolvar el telescopio en busca de la estrella de la muerte: el desarrollo del reactor solar durará unos veinte años, o sea que con suerte estará lista para cuando se acaben los depósitos de combustibles fósiles, cerca del año 2030.

Al menos podemos tener la certeza de que la humanidad verá esta tecnología algún día y de que parecerá tan común como tener satélites de comunicaciones en el espacio (a menos que antes descubramos otro planeta con petróleo, caso en el cual... estamos fritos).