Cibermitanios

La supervivencia de la más bella

¿Qué comen las mujeres que cada vez están más buenas? Los científicos han hallado la respuesta: la culpa es de la evolución.
Frecuentemente inspirados en la playa, un amigo de quien no puedo dar el nombre -porque su novia Silvana se puede enojar- y yo solemos hacernos mutuamente esta pregunta: ¿qué comen las mujeres que cada vez están más buenas? Y no somos los únicos; muchos hombres creen que las mujeres son cada vez más hermosas. Y, ahora, los científicos han hallado la respuesta: la culpa es de la evolución.

evolución de la belleza
Primer resumen: la evolución está creando mujeres cada vez más bonitas, mientras que los hombres seguimos casi idénticos al tatarabuelo de Pedro Picapiedra.

Lo que ocurre, dicen estos especialistas, es que las mujeres consideradas más físicamente atractivas tienen un 16% más de hijos que el resto... pero eso también lo hubiese dicho cualquiera que pueda pensar o bajarse los pantalones. El velo que descubre el estudio deja ver algo más interesante: que estas mujeres suelen dar a luz más mujeres que sus pares menos agraciadas. Y, lógicamente, una vez que estas niñas crecen, tienden a reproducir e incluso mejorar la belleza de la madre, que es hereditaria. En otras palabras, la evolución hace su propia cirugía estética a través de los genes y la vista masculina.

De manera que, como corolario de "la supervivencia del más apto", la evolución (y no sólo el gusto) favorece "la supervivencia de la más linda", ya que, evidentemente, la belleza es uno de los aspectos clave en el éxito reproductivo.

Esto puede sonar, por un lado, un poco discriminatorio (¡culpen a la evolución!), y en cierto sentido lo es: la evolución es nada menos que la discriminación de los organismos que mejor se reproducen (y todos los hombres queremos ayudar a la evolución a reproducir a Scarlett Johansson). Pero, por otro lado, no hay que olvidar que la misma evolución también favorece a la inteligencia, la salud y otras virtudes que puedan tener tanto un hombre como una mujer.

Sorprendentemente, el atractivo del padre no parece jugar un papel importante en la producción de mujeres bellas: si la madre lo es, es suficiente, y sólo por eso es que cada generación de mujeres se vuelve más tetona angelical.

Dicho sea de paso, estoy reuniendo firmas para que, en el próximo paso, la evolución las haga más rápidas para vestirse y maquillarse.

El estudio también contempla que, si bien los varones quedan fuera de esta exigencia -porque los apuestos tienen la misma cantidad de hijos e hijas que los feos-, están sometidos a otro tipo de presiones por parte de la evolución, principalmente en lo que refiere a sus aptitudes para cuidar de la mujer durante el embarazo, lapso durante el cual aumenta considerablemente su vulnerabilidad (y su tamaño). Esta cualidad de ser práctico, rápido y flexible -sigue diciendo el estudio- es la que viene beneficiando a los machos de la especie durante los últimos milenios, ya que la gestación humana es mucho más compleja y delicada que la de otros animales, y es esencial cierta asistencia a la madre antes, durante y luego del parto.

Segundo resumen: los hombres buscan belleza y las mujeres solvencia. Quizás, después de todo, los antojos no sean más que una última puesta a prueba por parte de la evolución.