Cibermitanios

Los autos del futuro

Ninguno de ellos está pensado para ir a trabajar o correr carreras, sino, simplemente, para disfrutarlos sin perjudicar al medio ambiente.
No me gustan demasiado los autos, pero me gusta el futuro. Y me gustó mucho el concepto que los creadores de estos autos futuristas tienen de ellos en general y de la relación del transporte con la vida: ninguno de estos autos está pensado para ir a trabajar o correr carreras, sino, simplemente, para disfrutarlos sin perjudicar al medio ambiente...


Flujo de aire

Airflow
El "Airflow", del diseñador francés Pierre Sabas, tiene motores eléctricos en las ruedas y está compuesto enteramente de vidrio. Permite una nueva sensación de manejo y ofrece a sus ocupantes una nueva percepción del exterior.


Lexus Nuaero

Lexus Nuaero
Este diseño, el "Lexus Nuaero", es de un sueco, Jon Radbrink, quién también basó el modelo en el cristal. El vehículo es un híbrido gas-electricidad. Fue inspirado en los edificios modernos, para darle a sus pasajeros un efecto de transparencia y protección al mismo tiempo.


Sentidos

Senses
El diseñador español Arturo Peralta Nogueras no cree que su prototipo se convierta en realidad, pero nada le impide soñarlo. "Senses" -así se llama-, se alimentaría de algas, y su diseño interior se basaría en proyección de hologramas que se adapten al paisaje exterior.


Camaleón

Chameleon
Dong Kyu Kim, de Korea del Sur, fue influenciado por el diseño de indumentarias, y su auto "Chameleon" recoge de detalles de cuellos de camisas, pañuelos y delineadores. El coche, como un buen vestido de noche, es asimétrico, excepto que cambia de color para adaptarse a la ocasión (gracias a Dios, sería terrible esperar a que una mujer se ponga a pintar el auto).


Mi lounge

My Lounge
La diseñadora italiana Ilaria Sacco cree en una nueva forma de utilzar los vehículos que permita un gran nivel de personalización. El suyo se llama "My Lounge," e intenta imitar a las compañías de muebles que fabrican a medida y dejan a los usuarios elegir absolutamente todo lo que incluirá, como si estuvieras diseñando tu sala de estar.


Iomega

Iomega
El "Iomega" de Joonas Vartola (Finlandia) se parrce más a un spa con chofer que a un auto. La carrocería fue inspirada por un cisne -dijo Vartola; a mí se me antoja que era el cisne de Robo-Cop-. Los pasajeros se sientan separados del conductor y de todo lo demás, como en una cápsula de aislación sensorial.


Enigma

Enigma
Paul Howse quiso ofrecer una nueva definición de lujo y exclusividad (seguramente también de precio) con su auto "Enigma". Es un vehículo eléctrico que se alimenta del Sol, y la cabina de pasajeros utiliza una amortiguación por levitación magnética que la separa completamente del chasis. El futuro deberá ser muy soleado para lograr semejante hazaña.


Vehículo suave

Soft Vehicle
Raquel Aparicio Lopez creó el "Soft Vehicle" (vehículo suave), que está hecho de... espuma. Es como una cartera gigante: el baúl se abre con una cremallera y uno se mete por allí como si naciera al revés. El interior, por supuesto, también es "suave": los asientos son bolas de gelatina. Un airbag vendría estando de más.


Phoenix

Phoenix
Sergio Loureiro Da Silva diseñó el "Phoenix" para una máxima eficiencia. Tiene una turbina delantera, un eje kinético en el centro y motores eléctricos atrás. Este extraño auto se asemeja a una moto con sidecar, o a un Transformer en pleno proceso de estornudar.


Transform

Transform
Yun Woo Jeong y su creatividad dieron a luz al "Transform". Tiene una cúpula transparente y elástica que puede ajustarse a cualquier forma para comodidad del conductor. Además de eso, es el auto con el diseño más sobrio que vi en los últimos 10 minutos.


Google Aptera


Un poco de cada uno de estos autos -que probablemente no veremos jamás- ya está siendo puesto en funcionamiento en el Aptera, el auto patrocinado por Google.

Aptera